top of page

El poema de las libélulas

Actualizado: 27 mar 2019

Disfruta de la armonía de la naturaleza y la poesía juntas


UNA VEZ


Una vez quise volar y escapar de la red,

Me atraparon y no tuve más opción que caer

Odonata que con tus largas alas membranosas sueles posar sobre las hojas en paz,

Enséñame a esperar con paciencia y no tener miedo al caminar.


Una vez juzgaron mi apariencia por un prototipo sin igual

Opaca era mi alma hasta que te vi brillar

Con tus colores resplandecientes y tus diseños impresionantes

Me recuerdan que lo que cambia casi siempre es lo que sobresale


Una vez la traición toco mi puerta y no me di cuenta a tiempo

Me sentí vacía y ciega, un hueco en el pecho, muy adentro

Tus grandes ojos compuestos me recuerdan estar despierta

Que la inocencia no nos vende, permanece siempre alerta


Una vez a una chica la destrozaron con sólo miradas;

Su cuerpo grueso no encajaba con esas piernas que parecían estacas

Si esos ignorantes vieran tu cuerpo, tórax globoso y abdomen delgado

Entenderían que la estructura y su forma son armoniosas desde cualquier lado


Una vez estuve tan triste que sentí que no encajaba,

Ni en la casa, ni en la vida, ni en el aire, ni en la nada

Mientras en la naturaleza haya formas como la tuya, Odonata,

Caminaré atenta por el camino esperando de ti una nueva enseñanza




12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page